Cómo organizar descansos cortos

Actualizado: 2 de ene de 2020



Nadie realmente te enseña cómo tomar descansos. Quiero decir, es bastante claro, ¿verdad? Dejas de trabajar por un tiempo para ir a tomarte un cafecito, hacer una llamada telefónica, reflexionar sobre el significado de la vida, planear algo que tienes que hacer, etc. Y luego vuelves al trabajo.


Pero aquí está la cosa. Deberíamos aprender a cómo aprovecharlos al máximo. Tomar descansos efectivamente puede hacernos dar esa milla extra. Tomar mejores descansos cortos significa que volverás a trabajar fresco y recargado. Y volverás a casa con menos probabilidades de cargar a tu familia. Incluso podrías encontrarte más feliz, más saludable y más productivo, según la investigación. (Ya mismito te presento algunas investigaciones - están en inglés pero siempre puedes traducir en Google).


Así que, echemos un vistazo más profundo de por qué es tan importante hacer una pausa en el trabajo, los beneficios de tomar descansos y cómo aprovecharlos al máximo. Pienso que es información que vale la pena conocer.


¿Por qué tomar descansos cortos es importante?


Puede parecer paradójico, pero no hacer el trabajo es una parte necesaria para hacer el trabajo. ¿Cómo ehhhh?


Te explico, nuestros cerebros necesitan tiempo de inactividad para funcionar de la mejor manera. El tiempo de inactividad brinda a nuestros cerebros la oportunidad de procesar nueva información, hacer conexiones, que te golpeen nuevas ideas que han estado escondidas bajo la superficie, etc.


Aquí hay tres formas en que los descansos de trabajo aumentan tu capacidad intelectual.



1. Los descansos cortos te ayudan a tomar decisiones


¿La toma de decisiones alguna vez te hace sentir paralizado? Creo que a casi todos nos ha pasado. Es posible que solo necesites tomar descansos con más frecuencia para que puedas fluir.


Verifiqué este estudio de 2011 que analizó las decisiones de los jueces en los casos judiciales. El estudio encontró que las decisiones favorables tenían más probabilidades de hacerse directamente después de un descanso para comer. Cuanto más tiempo había pasado desde que el juez se tomaba un descanso, menos probabilidades tenían de conceder la libertad condicional.


¿Entonces qué nos dice esto? Este estudio valida lo que se llama fatiga de decisión. Básicamente, no eres tan bueno para tomar decisiones cuando tu cerebro está cansado, achicharrado y a menudo adoptas la decisión que requiere la menor cantidad de esfuerzo. O uno impulsivo. Por lo tanto, es mejor que tomes decisiones importantes después de haber tenido un descanso.


2. Los descansos cortos impulsan la creatividad


Supongamos que necesitas hacer una tarea creativa. Como sabemos, mirar una hoja de papel en blanco durante horas no es la mejor manera de hacer que fluyan tus dotes creativos. Eso es como estar en un cuarto blanco sin nada de color - estilo manicomio. Uyyy! Optemos por algo mejor como presionar el botón de pausa.


Cuando tomas descansos, las ideas tienen tiempo para filtrarse. Alejar el enfoque de la tarea temporalmente también permite superar los bloqueos creativos, como señaló un estudio que midió la capacidad de las personas para generar listas creativas de elementos para dos categorías diferentes. El estudio encontró que los participantes obtuvieron mejores resultados al alternar entre las categorías en lugar de trabajar de manera constante en una a la vez. El cambio de enfoque en realidad permitió un proceso creativo menos rígido.


Otra investigación ha encontrado que somos mejores para pensar creativamente cuando estamos de pie, especialmente si salimos, en comparación con estar sentados en un escritorio. Es como que algo se tapa cuando nos sentamos. ¡Curioso no! Jajajaja!


Bueno, sigamos en serio...


3. Los descansos cortos restauran la motivación y el enfoque


K. Anders Ericsson es un experto en lo que hace que las personas sean expertas. Sugerencia: tiene que ver con la práctica, pero también con tomar descansos.


En su investigación, Ericsson descubrió que los artistas de élite (como los músicos y los atletas) rara vez practican su oficio durante más de una hora a la vez y solo hasta cinco horas por día. Sin descanso, son propensos al sobre entrenamiento y, finalmente, al agotamiento total.


Este mismo fenómeno se ha encontrado en otros estudios. Los descansos nos permiten tiempo y espacio para restaurar nuestras reservas de motivación y perfeccionar nuestro enfoque.


Ahora, te corrijo que consumir más cafeína y mirar fijamente tu pantalla no es un sustituto del enfoque real y cultivado.


Entonces, ¿cuándo debería tomar descansos y cómo debería usarlos? Vamos a explorar.



¿Con qué frecuencia debes tomar descansos cortos en el trabajo?



La clave más importante para tomar descansos efectivos es comprender hasta cuánto puedes trabajar productivamente durante tanto tiempo antes de comenzar a perder el enfoque.


¿Cuánto tiempo? Generalmente se cree que 90 minutos es el máximo antes de que nuestro enfoque realmente caiga en picada. (La investigación de 1993 de Ericsson respalda esto). ¿Parece demasiado? Puede ser, dependiendo de tus preferencias y la naturaleza de tu trabajo. También podría ser un descanso de 20 minutos por cada hora.


Y eso aún podría ser demasiado largo. ¿Otro enfoque popular? La técnica Pomodoro: 25 minutos de trabajo seguidos de cinco minutos de descanso. Luego repetir.


Yo la uso mucho y de hecho, te coloco aquí un enlace con reloj para cortar a los 25 minutos:

https://tomato-timer.com/


Mi gente, somos únicos, así que deberás descubrir qué funciona mejor para ti. Incluso, podría ser diferente para diferentes días, dependiendo de tu estado de ánimo y estado de alerta.


Si hay algo a tener en cuenta, es que trabajamos mejor cuando estamos en un estado de "flujo", es decir, estar en la zona, totalmente involucrados en cualquier actividad que estemos haciendo. Presta atención a cuando estás en ese estado de flujo. Es posible que debas retrasar un descanso programado para aprovecharlo o tomar un descanso no programado cuando tu enfoque abandone tu cerebrito.


Ahora...


¿Cómo tomas descansos cortos de manera efectiva?


Tomar un descanso corto pero efectivo se trata principalmente de lo que pasa en tu tiempo. Dicho de esta manera: permanecer en tu escritorio y seguir mirando tu pantalla no es el mejor uso de tu descanso. Ya te lo mencioné anteriormente.


Recuerdo hace unos 7 años atrás trabajar en una oficina de seguros donde en los 15 minutos de descanso mi compañero de trabajo que se sentaba al lado mío, se quedaba con las nalgas pegadas en la silla. Lo único que hacía era cambiar la pantalla para jugar cartas electrónicas en la misma computadora. Esas nalgas no cogían aire. ¡Horror!


Según él, eso lo relajaba. Sin embargo, se la pasaba quejándose de estrés y de aburrimiento en el trabajo. De hecho, padecía de dolores fuertes en la espalda baja.


No hagas eso. En cambio, intenta incorporar una de las siguientes actividades.



1. Toma un descanso corto para hacer alguito de ejercicio


Con que subas y bajes las escaleras de tu oficina o salgas al estacionamiento a dar la vuelta es suficiente.


Un descanso diario del trabajo con actividad física de 15 minutos mejora significativamente los niveles de lipoproteínas - esto es el colesterol bueno.


No tengo que presentarte estudios porque todos sabemos que la actividad física hace que las personas estén menos estresadas, lo cual promueve un cambio de comportamiento positivo. Sólo observa las personas que hacen ejercicios (casi todos, hay algunos que tienen otros problemitas internos) y verás que su actitud hacia los eventos de la vida son un poco mejores que el resto de las masas.


Entonces, si 15 minutos de ejercicio son suficientes para marcar la diferencia. Aquí hay algunas ideas sobre cómo tomar descansos que te hacen despejar el cerebrito además del cuerpo en general.


Vete a caminar


Sal a dar un paseo la próxima vez que te encuentres atrapado en un problema o justo antes de comenzar una sesión en tu trabajo que requiera creatividad o mayor esfuerzo.


Otra opción es realizar caminatas regulares de cinco minutos a lo largo de tu jornada laboral. Hay estudios en la Internet que sugieren que muchas caminatas cortas tienen un efecto más positivo sobre el estado de ánimo, la energía y el apetito en comparación con una caminata más larga (30 minutos). Si eres fanático de la Técnica Pomodoro (recuerda: tomates), esto es ideal: simplemente usa tus breves descansos para levantarte, pasear y regresar. Te sentirás mejor por eso.



Haz algo de yoga o taichi



El yoga implica mantener posturas y relajación. El Tai Chi se realiza en forma de danza, artes marciales. Ambos pueden ser rigurosos o de bajo impacto, dependiendo del nivel de condición física de la persona. ¿Qué tienen en común?


A diferencia de un entrenamiento tradicional, el yoga y el tai chi se centran en movimientos precisos que permiten que el cuerpo pase lentamente de una posición a la siguiente. Ambas prácticas intentan coordinar los músculos, los huesos, el corazón y la mente con la energía positiva que rodea al cuerpo. ¿Que chulo verdad? Yo empiezo a dar mis pininos en el yoga. Pero el tai chi me fascina, es como una meditación en movimiento.


Hay tantos estudios sobre cómo estas modalidades de ejercicios pueden disminuir el estrés, combatir la ansiedad, reducir la inflamación ... la lista continúa. Entonces sabes lo que estamos haciendo aquí, es una ayuda holistica para tu vida en general. Desenrolla esa mat de yoga durante tu descanso y ponte en marcha. Y si no, trata de hacer algunas posturas que puedas hacer sólo de pies.



2. Vete a conectar con la naturaleza


Por más alejado que vivas del campo, te aseguro que algún parque debes tener cerca. La naturaleza fue creada para servirnos en nuestro proceso de expansión y autosanación. Por eso es que todo lo que hemos construído se basa en ella. Por ejemplo, las computadoras tienen bases de cristales para poder operar, y los cristales vienen originalmente de la Tierra.


Es en ella que encontramos balance. Tomemos, por ejemplo, caminar en la naturaleza versus caminar por la ciudad. El entorno urbano está lleno de estímulos y distracciones, mientras que el entorno natural es calmante y reparador, y en realidad puede mejorar tu memoria, atención y cognición. Por eso es que la naturaleza es sanadora.


Si tienes la suerte de tener un bosque cerca, ve allí: es otro lugar perfecto para tomar descansos que te beneficien. Un estudio de Japón descubrió que el shinrin-yoku, o el baño en el bosque, tenía un efecto positivo en el estado de ánimo y los niveles de estrés.



3. Toma un descanso con algo de meditación


A veces, lo que realmente necesitas es descansar la mente. Tal vez quieras sentirte menos ansioso o despejar algo de espacio mental para resolver mejor un problema. O tal vez solo quieras mejorar gradualmente tu bienestar mental y tu capacidad de concentración.


Aquí hay algunas ideas sobre cómo tomar un descanso de meditación.


Medita sin salir de tu escritorio

Si no puedes salir de tu área, que sería lo ideal, puedes conseguir sentirte cómodo y tranquilo. Si tienes poco tiempo o simplemente tomarte un minuto rápido para tranquilizar tu mente a medio día, ponte cómodo en tu mismo espacio de trabajo y colócate en actitud de meditar.


Si te es difícil despejarte, una opción es usar alguna aplicación de meditación que cubra situaciones específicas (como pistas guiadas para el estrés, la productividad, la confianza, la gratitud o cualquier otra cosa que necesite en ese momento). Sólo cierra los ojos y échate para atrás en tu silla y le dices a tus compañeros que vas a echar una siesta de 5 minutos para que te dejen tranquilito. Recuerda tener audífonos.


Medita sobre la marcha

No tienes que estar sentado con las piernas cruzadas y como un monje zen para meditar. Quítate eso de la cabeza. Puedes usar otros momentos para tomar descansos para tu cerebro, ya sea siguiendo una meditación guiada con audífonos diseñada para el camino o simplemente aprovechando el tiempo que tengas para relajarte y concentrarte en tu respiración.


De hecho, puedes hacer que cualquier momento sea consciente, ya sea que estés caminando, sentado en un taxi o parado en una fila para comprar café. Estas son oportunidades para crear pequeños actos de atención plena que se suman a lo largo del día.


Hace unos meses trabajaba en una biblioteca pública y hacía mucha meditación en silencio mientras organizaba listas y buscaba libros por los anaqueles. Me encantaba hacerlo.


Haz tu propia sazón


No hay reglas estrictas sobre cuándo tomar descansos y cuántos necesitas. Dicho esto, mezclar tus pausas laborales para incluir diferentes actividades te da acceso a muchos beneficios.


Por lo tanto, es posible que se convierta en un hábito programar un entrenamiento en la hora del almuerzo todos los días, pero también ir espontáneamente a algunas sesiones de meditación en el parque cuando los niveles de estrés comienzan a aumentar. O puedes caminar un poco después de cada bloque de trabajo de 90 minutos durante el día, y así sucesivamente.


Si eres olvidadizo y se te pasan tus descansos cortos, usa un calendario o alarma para recordarle. Pomodoro es excelente y lo puedes tener directamente en tu computadora o teléfono. Puede parecerte que escribir estos consejos sea un mamey (en Puerto Rico significa algo fácil). La rutina es importante y hay fechas o tiempos para terminar ciertos trabajos, pero también es importante saber cuándo abandonar el trabajo contínuo para tu bienestar.


Total, el que labora eres tú, el que trae el dinero a la casa eres tú y si te enfermas de estrés o enfermedades relacionadas, el ciclo de trabajo y dinero se corta. Así que, toma esto muy en serio.


Para obtener más formas de aprovechar al máximo tus días y tu vida en general, échale un vistazo a nuestro curso en línea:


TU VIDA LIVIANITA, 10 SEMANAS PARA SIMPLIFICAR TU VIDA.



Tu turno: ¿Cómo tomas descansos cortos que te benefician a ti y a tu trabajo? ¿Y qué crees que podrías hacer para que sean aún mejores? Déjame saber en los comentarios.


Con buena vibra para ti.


Flori

28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
GUÍA GRATIS
COMIENZA TU NEGOCIO DE BIENESTAR

Únete a los miles de suscriptores del blog y recibe herramientas, tips y recursos exclusivos de Bere y Flori

Al suscribirte recibirás nuestro newsletter

y una copy GRATIS de 

Inspiración para una vida más livianita