La 'nueva norma' será cualquier cosa menos normal