Por qué crisis como el Corovirus son una bendición?



Las personas que me conocen saben que siempre digo lo que pienso aunque eso me lleve a enfrentar la crítica de las personas. Pero prefiero ser directa y honesta que venderme con las excusas y hacerme la víctima de los demás.


Cuando veo las estadísticas a nivel mundial hoy desde mi apartamento, más de 50,000 personas han muerto y ese número probablemente será muchas veces más antes de que termine esta pandemia que tenemos encima. No quiero parecer insensible. Pero estoy agradecida de esta pandemia llamada Coronavirus (Covid-19). Pérate... antes de que tires la primera piedra o insulto déjame explicarte por qué...


¡Se lo que estás pensando!... "Que se cree ésta, me voy a dar de baja de este blog, ni vale la pena seguir leyendo esta estupidez." Pero, créeme que vale la pena que te quedes conmigo hasta el final para que veas la enseñanza que hay aquí para ti. Voy a comenzar compartiendo este artículo sobre: 8 Lecciones para aprender del Coronavis Cuando veo las noticias como este outbreak nos ha tomado por sorpresa, pienso en las personas que están enfermas y que han perdido seres queridos. Pienso en nuestros yodas (los papás de Flori) todos los días ... tienen 82 años y si fallecieran debido a este virus (o por cualquier otra razón), estaríamos devastadas. Pero a pesar de las circunstancias, la forma en que veo esta pandemia es que no me está sucediendo "a" mí, está sucediendo "para" mí. Te preguntarás, ¿Cuál es la diferencia?



"A" mí, es pararse en la plataforma de víctima.


Cuando asumes esta posición, culpas al gobierno, los líderes de tu comunidad, tus compañeros de trabajo, la economía, incluso a tu familia. Es fácil apuntar el dedo hacia al frente y buscar en otros la raíz de nuestros problemas y vicisitudes. Es la mejor excusa para demostrar que nuestras excusas son validas y convertimos nuestros pensamientos limitantes en un nuevo estilo de vida.


Ahora...



"Para" mí, es estar parado en la plataforma de responsabilidad.


Cuando nos paramos en responsabilidad, tomamos el control de la situación. Comenzamos a cuestionarnos las cosas, apuntamos el dedo hacia nosotras para buscar en nuestro interior las contestaciones a todas las preguntas. Nos fortalecemos como seres humanos y nos rediseñamos buscando otras formas de hacer las cosas para ser mejores seres humanos. Destruimos nuestros pensamientos limitantes y construimos un nuevo estilo de vida. En fin, buscamos como dice Flori, el mensaje detrás del mensaje.

En resumen, cuando tenemos una situación de desafío como el Covid-19, tenemos dos opciones: nos abrumamos y aceptamos las cosas convirtiéndolas en nuestra forma de ver la vida o buscamos la enseñanza, la lección que debemos aprender para pasar al próximo nivel y sacar nuestra mejor versión.

Si voy más atrás en mi historia, en mi adolescencia cuando estaba en Colombia, siempre puede encontrar una bendición para cada cosa que la mayoría de las personas percibiría como algo negativo... Te voy a compartir varios momentos de mi vida que me enseñaron a agradecer y ver la bendición en los momentos de más incertidumbre.


- Tenía que caminar 45 minutos de ida y 45 minutos de regreso a la escuela porque mis padres no tenían carro como todos mis compañeros de escuela.


- Al graduarme con honores me gané una beca para estudiar en Polonia y la perdí porque no tenía dinero para pagar el pasaje de ida.


- Estudié en una universidad pública Administración de Empresas porque mis padres no tenían dinero para pagarme estudios en Ingeniería de Sistemas.


- Trabajé de día para pagarme mis propios gastos de universidad porque mis padres estaban pagando los estudios de mi hermano.


- Mi mamá falleció cuando tenía 19 años dejándome a cargo de mi hermana de 11 años y con la brújula de la vida escondida.


Como ves estas y otras cosas que me han pasado en la vida han sido una enseñanza, una bendición para sacar lo mejor de mí.


Si esas cosas no hubieran sucedido "para" mí, no sería la persona que soy hoy. Una madre responsable y un ejemplo para mi hija. No sería tan amorosa con mi esposa como lo soy hoy. No sería tan arriesgada y visionaria como lo soy hoy.


Como puedes ver, estos desafíos en varios momentos de mi juventud me daban todas las razones para echar mi vida por la borda y ser una persona sin educación, irresponsable y sin futuro. Si no hubieran sido tan difíciles, no habrían sacado lo mejor de mi.


Gracias a estos eventos aprendí a expandir mi forma de pensar y de actuar. Gracias a estos eventos aprendí a dar lo mejor de mi para mi familia, amigos y todas las personas a mi alrededor. Gracias a estos eventos aprendí que la vida es una vida y tengo que vivirla a plenitud, a arriesgar lo que tengo por lo que puedo ser.


Muchas personas caminan por la vida con una actitud de víctima. Pensando que la vida solo les está castigando a ellos. Quejándose hasta de las bendiciones que tienen, buscando lo negativo en cada situación o en cada persona. No importa el dinero, la salud, la familia y las circunstancias van a seguir quejándose. Son unos maestros de vida en querer imponer su actitud de pobreza y negatividad antes los demás.


El problema es que mientras mantengas la creencia de que la vida te sucede "a ti", nunca entrarás en tu poder.

Recuerda algo, los cambios, los desafíos siempre van a traer resistencia porque nos van a sacar de nuestra zona cómoda, nos van a obligar a pensar fuera de nuestra cajita y nos van a llevar a incertidumbre, a perder el control por un momento. Una forma de retener el control es con afirmaciones positivas. Mira este artículo con que te va a ayudar en estos momentos: Las 60 Afirmaciones positivas que necesitas para atraer lo que deseas.


Las circunstancias van a ser iguales para todos, pero tu eliges tu forma de pensar. Tu tienes el control para cambiar tus pensamientos y esto lo puedes lograr haciéndote preguntas que te hagan reflexionar.



Aquí te comparto 6 preguntas que uso cuando me dan las perretas, los momentos de negatividad (oye, todavía me dan, no soy perfecta) para cambiar la dirección de los pensamientos y sacar la mejor versión en momentos de cambio, crisis o desafío:


1. ¿Qué hay aquí para mi?


2. ¿Qué aprendí de esta experiencia?

3. ¿Qué puedo hacer diferente la próxima vez?


4. ¿Qué resultado positivo saldrá de esta situación?


5. ¿Qué significado o propósito tiene para mi?


6. ¿Cómo puedo usarlo para apoyar a otros o para mi?



Tu eres el arquitecto de tu vida y en tus manos está el poder de construir una historia con una vida llena de logros y un final feliz. El Coronavirus vino como ladrón en la noche y nos tomó por sorpresa. Si darnos cuenta nos cambió la vida. Ya nada será igual y cuando llegues a más años tendrás una buena historia para contarle a tus hijos, nietos o nuevos amigos.

Si me preguntas, ¿cuál es la mayor bendición del Covid-19? te digo que si no sales de esta crisis con una nueva destreza, un nueva visión, un nuevo proyecto o un nuevo conocimiento, tu problema no es la crisis o las circunstancias, es tu mentalidad limitante y tu de falta disciplina.


Perdona que sea así pero soy life y health coach y pues... no me puedo vender contigo ni conmigo misma.

¡Con mucho amor! Bere

PD. Nosotras hemos aprovechado al máximo estas semanas de cuarentena para trabajar en nuestros proyectos. Estamos en nuestro laboratorio creando nuevos cursos y libros.


Si quieres ser uno de los primeros en tener nuestro material, suscríbete a nuestro blog para enviarte correos electrónicos exclusivos para nuestros suscriptores.



77 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
GUÍA GRATIS
COMIENZA TU NEGOCIO DE BIENESTAR

Únete a los miles de suscriptores del blog y recibe herramientas, tips y recursos exclusivos de Bere y Flori

Al suscribirte recibirás nuestro newsletter

y una copy GRATIS de 

Inspiración para una vida más livianita