Por qué tener un plan de vida

Actualizado: ene 2



¿Sientes que estás en el camino correcto para alcanzar tus sueños o simplemente te conformaste con lo que piensas que “te ha tocado vivir”? ¿Tu vida se resume a seguir las pautas que te impone la sociedad, con el único fin de obtener la aprobación de los demás?


¿Realmente crees que estás viviendo la vida que deseas?


En algún momento de nuestras vidas, todos hemos tenido sueños. Desde chiquitos hemos tenido aspiraciones. Yo llegué querer ser astronauta y estudiar química. Yo, que no le someto muy bien a las matemáticas. Mi lado analítico del cerebro siempre ha estado medio dormido. Aunque ahora de grandecita me he dado cuenta que siempre quise hacer cosas más liberales. Lo de astronauta era para salirme de esta realidad. Jeje.


Muchos abandonan sueños a mitad del camino, simplemente porque permiten que otras personas (o las situaciones desfavorables que todos atravesamos en algún momento), los convenzan de que jamás lograrán hacerlos realidad. Lo lindo es que no le podemos echarle la culpa a nuestros padres, ellos pasaron para adelante lo que les enseñaron.


Ahora, si hay algo cierto es que la mayoría de la gente que desiste y se aparta del camino, es porque en realidad nunca intentaron alcanzarlos, muchas veces por el miedo al qué dirán. Porque si hay algo real es que el miedo es el primer asesino de los sueños.



¿Por dónde empezamos con esto de un plan de vida?


Empecemos reflexionando sobre el orden en el que regimos nuestra vida. ¿Quién no quiso alguna vez hacerse millonario, viajar por todo el mundo o comprarse el último juguete del momento? Basta con recordar esos deseos que alguna vez tuvimos, para darnos cuenta que muchos creímos que “tener” nos hará felices.


Hacer para Tener y luego Ser, es una fórmula errada. El orden en que nos han enseñado nos lleva a un círculo vicioso donde admiramos las acciones y restamos valor a la esencia de dónde comenzaron aquellos que obtuvieron lo que querían partiendo de escuchar lo que amaban. Pero nos han enseñado que primero es hacer; algo muy de la era industrial y del ajoro de no estar un ratito con nosotros mismos. Una era que ya va pasando pero que muchos andan arraigados.


Es el Ser el protagonista que nos lleva a escuchar nuestro interior, el “quiénes somos” para reconocer en qué mundo nos desenvolveremos.


¿Conoces la frase “Trabajar en lo que se ama”?


El ciclo de vida de la gestión de proyectos (tu vida debe ser tu gran proyecto) generalmente se divide en cuatro fases: inicio, planificación, ejecución y cierre. Estas fases conforman el camino que lleva a tu proyecto o plan desde el principio hasta el final. Esto es muy didáctico pero lo puedes aplicar a tu proceso interior. Recuerda, todo plan comienza de adentro hacia afuera. Es la clave del éxito.


Para hacer de nuestro Ser el protagonista de tu plan de vida, es necesario seguir una serie de pasos que te harán alcanzar ese nivel, lo tengas presente de forma consciente o inconsciente. Más vale que te pongas las pilas para comenzar a construir tu vida consciente u otros lo harán por ti.



Pasos para tu plan de vida:



1. Mira hacia tu interior


¿Quién eres? Es fácil partir por nuestro nombre, edad y lo que actualmente hacemos, pero hay que mirar un poco más allá de lo superficial.


Para lograr llegar a ese punto, pregúntate si lo que quieres en unos meses te permitirá recrear esa realidad que anhelas y si lo que haces actualmente, te produce esa calidez en tu corazón. Observa tus emociones, lo que te produce nostalgia, ebullición en tu interior, también lo que te enoja o lo último que te causó euforia.


Siente en qué parte de tu cuerpo predominan esas emociones. Esto tiene que ver con tus centros energéticos (chakras), pero no voy a entrar en ese tema aquí. Aprender de tus chakras es una forma de conocerte. ;)


2. Enfócate en lo que estás viviendo hoy


Todos aspiramos a algo en común, sin importar la profesión, el país, etc. y nada más y nada menos es “Ser feliz”. Ahí ya tienes una idea de pistas para tu plan de vida. Fíjate que si conectaste contigo probablemente no viste jugüetitos materiales. Es una contestación más enfocada al mundo donde quieres vivir.


Tus sueños deben ser tu motivación principal. El enfocarte en esos sueños es parte del despertar de cada día y de sentirte con una brújula sobre tus acciones.


Por ejemplo, sientes que ser emprendedor era tu sueño desde niño y no trabajar para nadie; percibes satisfacción en ti cuando te hablan de temas similares. ¿Qué harías? Empieza a conocer sobre otros empresarios, formas de emprender que vayan contigo. Pide consejos a los que ya tienen lo que tú quieres; que te hagan sentir que estás creciendo y avanzando hacia eso que te hace feliz. Haz algo a diario que te acerque a tus sueños. Esa es la forma de vivir el día de hoy enfocado en tu plan de vida.


Tal vez es ser maestro de yoga y tener tu propio gym o espacio. Bueno, búsca sobre los distintos estilos de yoga, sigue en las redes a otros yoguistas que tienen lo que tú buscas. Las pistas siempre están en el Universo; es volverte un investigador de ellas.


3. Haz del compromiso tu día a día para tu plan de vida


Existe una gran diferencia entre la exigencia que ejercemos sobre nosotros para alcanzar algo, y el compromiso que tenemos con una meta. La primera, es ser capaz de hacer a toda costa algo que te mueve. La segunda es el comprometerte a hacer lo que se tenga que hacer en pasos diarios para lograr esa meta.


Puedes querer Ser alguien y Hacer para Tener. Pero si tu compromiso va y viene... así serán tus resultados. No te quejes...


La vida es un espejo de tus enfoques.


Enfocarnos en nuestros sueños y hacer de cada acción una forma de manifestar lo que queremos lograr un día, no debería ser una tarea, sino algo que nos genere bienestar y adrenalina suficiente porque nos acerca a nuestro plan de vida.


4. Observa cómo todo se alinea para tu plan de vida


Sembrar y recoger la cosecha requiere tiempo. Eso lo entendemos. Somos incapaces de sembrar una semilla y al otro día gritarle a la tierra para que nos dé frutos. Eso se nos hace fácil de entender hasta que giramos a nuestras metas. Hay que tener la misma paciencia que un cosechador. Empezar con pequeñas acciones enfocadas en nuestro presente pero mirando a lo que querremos lograr. Nunca en la realidad. A veces eso nos desilusiona porque físicamente no vemos lo que queremos. Pero créeme, todo se alinea cuando te enfocas. Son movimientos sutiles del Universo pero que van girando hacia tí.


El tiempo preciso en el que esto se manifieste dependerá del enfoque que le brindes diariamente a tu plan de vida. Quizás en un inicio descubras que tenías otros compromisos ocultos muy separados de lo que quieres alcanzar, y es ahí donde deberás realizar rediseños o ajustes para ver resultados.


Importante:

Antes de dar inicio a tu plan de vida y cómo alcanzar los objetivos que siempre quisiste lograr, es primordial que mires primero tu Ser y en aquello que te genera la sensación de alineamiento con tu proyecto de vida.


5. Busca el conocimiento que te llevará a tu plan de vida


Creer en nosotros mismos es sólo el primer paso. Si no tienes creencia y motivación no hay suficientes ganas para completar tu camino; no vas para ningún lado. Habrá muchos días en que sólo el levantarte de la cama parecerá una tarea casi imposible, y es aquí donde el enfoque y la disciplina deben tomar el control.


Debes tener un plan sobre qué pretendes hacer y cómo lo harás, y la forma más fácil, rápida y efectiva para eso, es aprender de la experiencia de quienes ya han logrado el mismo objetivo que tú buscas, seguir sus pasos y sus consejos. Inclusive, hasta ser parte de un equipo que se dirijan a resultados similares a los que tu quieres para lograr esa motivación.


Lee libros de superación, aléjate de personas que no creen en tu plan de vida (inclusive si es la familia pero hazlo sutil). Ve a seminarios, aprende nuevos estilos, observa a las personas que ya tienen el estilo de vida que tú deseas o si no lo tienen, sabes que van en la misma ruta de trabajar enfocados sobre esa meta.


Aíslate de todos una vez a la semana y, si no puedes, enciérrate una hora en tu cuarto o levántate antes que los demás y lee, medita, conecta con ese plan que te llama a gritos desde hace mucho tiempo.


La vida es corta y debemos aprovechar cada minuto para alcanzar eso a lo que vinimos en esta fase.


Ahora...


Si tu plan de vida es simplificar tu vida para gozarte más cada momento, échale un vistazo nuestro curso en audios y guías llamado VIDA LIVIANITA




Con una vida simplificada, todo es posible. Y eso significa tener una vida LIVIANITA. 

El curso Vida Livianita en 10 semanas es para ti solo si... 

  • Estás harto de sentir que nunca te pondrás al día

  • Se te enredan los compromisos entre lo que amas y lo que te drena

  • Te preocupa cómo cubrirás las emergencias

  • Quisieras tener un rincón para escapar en tu propia casa y tu familia no te deja

  • Sueñas con una vida familiar tranquila y aprender a decir "no" pero no sabes cómo llegar allí

  • No puedes soportar ya otro día que tu casa parezca un desastre caótico

  • Quieres esconderte debajo de las cobijas cuando se trata de tus pagos mensuales

  • Estás listo para hacer un cambio de estilo de vida que te dará la vida con la que has estado soñando

  • Añoras saber cómo rayos los minimalistas se conducen a la felicidad diariamente.


¡Regístrate ahora aquí y comienza tu Vida Livianita!



Vamos, cuéntame cuál es tu plan de vida. Quiero ser parte de él.


En gratitud y con buena vibra para ti.


Flori






GUÍA GRATIS
COMIENZA TU NEGOCIO DE BIENESTAR

Únete a los miles de suscriptores del blog y recibe herramientas, tips y recursos exclusivos de Bere y Flori

Al suscribirte recibirás nuestro newsletter

y una copy GRATIS de 

Inspiración para una vida más livianita